La Chica y el Mar

Miro con temor hacía el horizonte.
El mar, azúl y verde, azota con sosiego
sus colosos brazos contra la pálida arena;
y entre cada golpe,
puedo escuchar que susurra mi nombre.

Conoce mi inexorable destino,
e impasible, le escucho.

Mi vestido, aliado del viento,
juguetea en compás aromonioso
mientras mis pies se hunden
en una capa delgada y húmeda arena.

Sólo siento el roce de un manto
inivisble, salado y gélido,
contra mi faz tibia y humeda por el tiempo.

Finalmente, mi garganta se une a la danza;
“Dum loquimur, fugerit invida aetas: carpe diem, quam minimum credula postero”
pronuncio solemne,
y acabamos, el mar y yo en un punto intermedio.

Me giro, caminando con parsimonia
esperando el destino
que me está previsto;
mientras mi nombre,
resuena aún más sonoro entras las olas y el viento.

Escrito por mi en el 26 de diciembre de 2010

Anuncios
Etiquetado , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

20 dólares compran mucho maní

Bazofia que aloja textos bazofia sobre bazofias de la vida diaria

viva

La vida también es así...

TheCoevas official blog

Strumentisti di Parole/Musicians of words

A %d blogueros les gusta esto: